Cómo Seguir un Orden de Maquillaje en 9 pasos

Uno de los fracasos más conocidos por el que nuestro maquillaje no resulta tan atractivo y llamativo es el orden con el que nos hemos ido aplicando los diferentes productos cosméticos que conforman nuestro rostro.

Por eso, lo mejor es aprender a maquillarse paso a paso pero de forma correcta  y mencionando adecuadamente el orden de las aplicaciones.

1. Hidratantes

Tras lavar nuestra cara de impurezas y residuos, este paso resulta fundamental ya que prepara a nuestro rostro a ser la base general de todos los productos que nos pongamos después. Muchas mujeres olvidan este paso y solamente se lavan y secan la cara antes de aplicarse el maquillaje pero esto es incorrecto y tarde o temprano pasará factura. Si quieres que el maquillaje te dure más tiempo, entonces utiliza una crema hidratante cada día. No importa la edad que tengas.

Crema hidratante para antes del maquillaje

Tras lavar la cara con jabón y agua, la secamos. Posteriormente, se aplica una crema hidratante. No tiene que tener un precio elevado. Incluso en farmacias y parafarmacias tienes algunas por menos de 10 euros o 15 dólares. Lo importante es que se ajuste a tu tipo de piel. Las pieles secas necesitan una cremas con propiedades nutritivas. Las pieles con grasa o pieles mixta requieren crema hidratantes oil free o matificantes.

2. Bases

Estos productos tienen un objetivo bastante claro: hacen que toda la superficie de tu rostro quede homogénea. Las prebases, que se usan primero, suavizan tu cara y la dejan más lisa, pero no tienen color. En cambio, las bases suelen ser fluidas y se eligen en función del tono de tu piel. Ni más claro ni más moreno.

Bases para maquillaje

La elección debe ajustarse al máximo al color de tu rostro. No se ponen en cantidad excesiva. Bastan unos pequeños toques para difuminarlo y si se rompen o cuartean, entonces es que te falta más crema hidratante o te has olvidado de ponértela antes.

3. Correctores

Antes de pasar a los ojos y las pestañas, tenemos que estar seguras de que nuestros ojos no padecen de las típicas bolsas u ojeras debidas al cansancio o al stress acumulado durante varios días. Para eso tenemos los correctores, que suelen ser sticks que se aplican debajo de los ojos para proporcionar iluminación y uniformidad en nuestra mirada. Evitan que se note sombras oscuras que apagan la cara o que pueden interaccionar con el resto del maquillaje. Algunos correctores también sirven para disimular o camuflar pequeños granos de acné.

4. Sombra de Ojos

Es la hora de darnos nuestra primera ráfaga de color. Ahora ya tenemos la cara perfectamente preparada, alisada e iluminada. Con la ayuda de un pincel, pintaremos primero el párpado móvil. Recuerda que se distinguen 2 formas básicas: de día y de noche.

Sombra de Ojos

Por tanto, de día utilizaremos tonos naturales y de noche colores más atrevidos aunque suelen ser los ahumados y negros los que mejor quedan.  Cuando acabes y si quieres, es la hora de aplicar el eyeliner  para crear tu propia raya al estilo que desees.

5. Máscara de Pestañas

El rimel o la máscara de pestaña se aplica en las pestañas superiores, desde la parte central hasta la más externa. Hay mujeres que se ponen muy pequeña cantidad en las pestañas inferiores pero tiene el riesgo de manchar o que se extiendan al parpadear. Para las superiores, se utilizan diversos pinceles para ponérsela, aunque se suele dar haciendo pequeños toques extendidos o en forma zig-zag.

Máscara de Pestañas

Existen diferentes tipos de máscaras según lo que más te convenga: aportar más volumen, aspecto natural, efecto alargador, a prueba de aagua, etc… Recuerda la regla básica:

  • Pestañas largas: aspecto natural o previamente pasarse un rizador
  • Pestañas cortas: utilizar un alargador de pestañas, sino recurrir a las postizas.
  • Pestañas delgadas: máscara que te aporte volumen.
El complemento ideal para acabar con las pestañas sería la perfilación de tus cejas y si no puedes hacerlo, recórtalas un poco y peínalas.

6. Coloretes

El blush o colorete se aplica en la línea del pómulo mediante una brocha o en crema, y luego se difumina o rebaja el color con un algodón. El exceso de colorete se debe muchas veces a que intensa luz con la que te estés enfocando la cara en el espejo te engaña y tu piel parece que no tiene color.

blush maquillaje

Si eres de las que opina que no necesitas color, te equivocas. La función del blush es iluminar y dar una forma adecuada a tu rostro a base de resaltar o enmascarar ángulos de tu cara. Además de que los colores rosas quedan mejor en mujeres rubias y los marrones o tostados en morenas, una regla básica para el colorete es:

  • Rostro alargado: aplicamos el blush desde el centro de la mejilla hasta la oreja pero con la brocha de forma horizontal.
  • Rostro redondo: aplicamos el blush desde la comisura del labio hasta la sien pero con la brocha de forma vertical.
  • Rostro delgado: aplicamos el blush justo en el centro de la mejilla y dando vueltas a la brocha, de forma circular.

7. Barra de Labios

Pintarse los labios es fácil si sabes cuál va a ser tu tono adecuado. Si te resulta complicado, muchas chicas se aplican el delineador por los labios y luego se pasan el labial para rellenarlos de color. En cuanto al color, nunca dejes que resalten tu rostro y tus labios a la vez.

maquillaje para labios

Uno de los dos tiene que destacar pero no ambos porque parecerás muy “cargante”. Recuerda que los colores claros son para el día y los oscuros para la noche. En esta web encontrarás más información sobre cuál es el color adecuado para ti.

8. Forma y Brillo de uñas

Aunque no formen parte de tu rostro, sí que pertenecen al maquillaje global y a tu look personal. Las manos suelen ser un elemento de comunicación indispensable que, al gesticular, pasan por delante de nuestro rostro o incluso pueden combinarse para realzar el color del mismo.

color de uñas

No existen una regla básica para las uñas, aunque se suelen pintar con un rango de tono similar al de nuestros labios. Si no, puedes probar tonos metalizados o fríos brillantes, muy apropiados para la noche. O bien, hacer una mezcla de tonos o incluso recortarlas y hacerlos cuadraditas y no redondas.

9. Peinado y complementos

Este último paso tampoco forma parte del maquillaje pero debes considerarlo como factor principal antes de maquillarte. Si algo informal o un día rutinario de trabajo, o bien, es un día de fiesta especial o una celebración. Piensa que tu maquillaje se ajusta a tu peinado ya que éste último también modifica los rangos faciales y los ángulos del rostro. Lo mismo si llevas un pañuelo, una gorra, una cinta o unos pendientes. Todos deben estar en perfecta armonía con tu estilo único y personal.

Leave a Reply