Útiles y herramientas de trabajo: Brochas y Pinceles (I)

Brochas y PincelesBrochas, esponjas de maquillaje, rizadores, pinceles…Sin duda, el maquillaje es todo un arte y, como tal, requiere de una serie de utensilios básicos para poder realizarlo de la forma más correcta, garantizando un bonito resultado. En este capítulo nos centraremos en dos utensilios base que no pueden faltar en tu neceser: las brochas y los pinceles.

Al principio puede resultar una tonteria analizar estas herramientas, pero estoy bien segura de que cuando termines de leer llegarás a la conclusión de que no vale cualquier brocha o pincel para según qué producto utilicemos o qué zona del rostro se va a maquillar.

  • ¿Qué tamaño ha de tener?: Podemos encontrar pinceles y brochas de longitudes y anchuras varias, así como de diferentes materiales. Si nos fijamos en el mango, la mayoría de ellos vienen serigrafiados con un número. Este número nos viene a indicar el tamaño de la brocha. Cuanto más alto sea ese número, mayor es el tamaño del pincel en cuanto a cantidad de “pelos” se refiere. Los materiales en los que se fabrican van desde plásticos sintéticos hasta maderas de gran calidad. Los mejores son los fabricados a base de madera de nogal  protegidos con varias capas de lacado. El motivo es sencillo: Las brochas y pinceles se han de mantener siempre límpios de residuos tras su uso, y para ello se utilizan productos de limpieza que contiene disolventes. Estos productos suelen deteriorar el material del mango, siendo los sintéticos los menos resistentes. A la hora de escoger el tamaño de la brocha o pincel, va a depender de lo cómoda que tu te sientas al usarlo. Si bien, los de mango ancho y largo son los más aceptados porque permiten controlar más el movimiento de la mano.
  • ¿Cómo tiene que ser el pelo de la brocha/pincel?: Esta parte es la más importante, ya que según sea su calidad, mejor o peor será el resultado del maquillaje. Los hay de pelo natural y de pelo sintético. Estos últimos han mejorado mucho con el tiempo. Casi ni se aprecia la diferencia en el tacto de uno a otro, pero donde si se nota es en su uso. El pelo sintético no suele difuminar bien los productos, sobretodo cuando se utilizan con cosméticos en polvo. Donde si funcionan bien, es en el uso de cosméticos grasos como los correctores y las bases de maquillaje. En cuanto al pelo natural, se trata de pelo de origen animal. Según sea su origen, encontramos diferentes tipos. El pelo de cerda es el más común en la fabricación de cepillos de pestañas y de cejas. El pelo de oreja de buey es elástico y duradero. Se considera una buena alternativa de calidad a un bajo precio. Los pinceles más caros suelen estar elaborados con pelo de cola de marta roja Kolinsky. Es un pelo de gran calidad por su flexibilidad, resistencia y durabilidad. Una imitación de éste es el pelo Sabeline. Tiene un color similar pero no deja de ser un pelo de oreja de buey sometido a un procesos de coloración. Por último, el más económico de todos es el pelo de poney o de cabra. Es de tacto suave y bien aceptado.
  • ¿Qué forma ha de tener la brocha o pincel?:Existe una gran variedad de formas, alargados y puntiagudos, de punta redonda, en espiral, en diagonal, con corte recto, biselados, etc…La forma del pincel va a determinar su uso y la zona en la que se vaya a emplear. Por ejemplo, nunca utilizaríamos un pincel alargado y demasiado largo para aplicar un eye-liner, ya que son demasiado flexibles y no podríamos controlar el trazo. Los polvos conviene aplicarlos con una brocha de mucho pelo, corto y de mango ancho. Cada pincel se ha diseñado para adaptarse perfectamente a la zona a la que va destinada. Una mala elección puede perjudicar nuestro resultado final.

Leave a Reply